Nuevo

HISTORIOGRAFÍA DE LA HERÁLDICA INSTITUCIONAL DE LA CIUDAD DE BAEZA. NUEVO DISCURSO HISTÓRICO, HERÁLD

En existencias
se puede enviar en 24 horas

20,00
 
El precio incluye el IVA 


El gran filósofo ilustrado dublinés Edmund Burke, ya estableció en el siglo XVIII, como la civilización tiene profundas raíces, dentro de un componente virtuoso que los seres humanos obtienen mediante el apoyo mutuo que tiene su origen en la tradición, en el modo en el que cada cultura se mantiene fiel a sus costumbres, su pasado y el modo en el que honran a sus antepasados, puesto que nos apoyamos en las contribuciones culturales que heredamos de las generaciones anteriores; algo que nos permite progresar dado el hecho de que esta manera de entender la sociedad no la mantiene separada de su origen, sino que la entiende como un ser vivo que va desarrollándose y madurando.
 
En este sentido el escudo institucional no es un elemento inviolable, invariable o inamovible con los tiempos, ya que las armas de los concejos no están establecidas por completo y admiten cambios, siendo permeables a los acontecimientos y circunstancias históricas que inciden en la vida de sus gentes, sino que más bien, se asemejaría a un organismo vivo hibernado, que puede cambiar en función de las personas integrantes de una colectividad, quienes con sus hechos cotidianos o grandes hazañas engrandecían y completaban el blasón concejil, como en el caso de Baeza, en donde a raíz de nuestra investigación en base a los fondos documentales de distintos archivos, una amplia bibliografía tanto clásica como moderna, así como con el trabajo de campo, hemos podido establecer cómo el escudo de Baeza viene improntado por dos momentos trascendentales de su historia, frente a las anteriores interpretaciones de las piezas que componen la armería municipal que solo atendían al análisis del escudo desde un único punto de vista como fue la definitiva conquista de Baeza en 1227.
 
La investigación y el trabajo de campo, más un análisis quirúrgico, en concreto, de un escudo municipal en piedra fechado en 1511, nos dio la pista a seguir, pues este blasón presenta una serie de piezas añadidas, junto a un bestiario que en todo responden a lo que precisamente se ha querido demostrar, sin olvidar, otros aspectos como la presencia de la mozarabía y del rito giennense más allá de lo que se había supuesto hasta la fecha, aparte del análisis de un estamento privilegiado, como fueron los hijosdalgo, cuya presencia en Baeza representaba el 50% del total de esta nobleza menor asentada en el Antiguo Reino de Jaén.
Examine también estas categorías: Servicio de Publicaciones, Productos en promoción